Durante las celebraciones de fin de año es más frecuente hacer alguna comida o cena fuera del hogar. Esto no debería ser impedimento para perder o modificar los hábitos saludables, aunque realmente esto no sea fácil ante un ambiente que invita justamente a todo lo contrario. 
Para poder manejar la situación, los especialistas recomiendan seguir esta serie de pautas: 
1. En la mayoría de los casos los aperitivos pueden llegar a aportarnos las mismas calorías que el plato principal. Uno debería optar por tomarlos con moderación o evitar aquellos que lleven salsas muy espesas, manteca, quesos untables o rebozados.
2. Intentar comer la misma porción, como si estuviera en casa. Si la porción es mayor a la solicitada, no dude en pedir que le retiren lo que no se vaya a comer.
3. Elige carnes magras sin salsas ni rellenos. Si hay varias opciones siempre será más recomendable el pescado que la carne.
4. Sustituir el postre por café o infusión.
5. Hidratarse con agua de manera permanente. 
6. Una buena opción es pedir platos para compartir. Cuando uno sale a cenar o a una comida fuera de casa, no hace falta que nos limitemos a pedir una ensalada. También podríamos comer un plato suculento, pero para evitar excedernos, se podría compartir. 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas