Como corolario de un gran año para la especie, el sábado se desarrolló la Fiesta Provincial del Búfalo en la Sociedad Rural de General Paz. Una especie que viene en franco crecimiento, con la incorporación de productores y una fuerte demanda por sus ejemplares.

A fuerza de productividad en ambientes desfavorables y marginales, e incluso en situaciones extremas como las últimas inundaciones que afectaron al Noroeste de la provincia, el búfalo está produciendo una verdadera revolución productiva en esta región de Corrientes. Prueba de ello es la incorporación de la especie a los campos de cada vez mayor número de productores en el NEA, y la fuerte demanda que se está dando en las categorías de cría e invernada que tiene la especie.

La segunda edición de la Fiesta Provincial del Búfalo, que se desarrolló el pasado sábado en las instalaciones de la Sociedad Rural de General Paz, en la localidad de Caá Catí, dejó en claro que la especie está dando muy buenos resultados en los campos de la región. Muestra de ello fue la firme demanda que tuvo el gran encierre y remate de bubalinos que se realizó en la jornada, donde los 1.300 búfalos que se concentraron en esos corrales se vendieron con gran agilidad y muy buenos valores.

“Fue el encierre de búfalos más importante del mundo, en cantidad de animales”, sostuvo Carlos María de Llano, criador de la especie y gran impulsor del búfalo para los campos de la zona. En sus establecimientos, situados en la zona de Caá Catí (General Paz) y Laguna Brava (Corrientes), el referente de la Asociación Argentina de Criadores de Búfalos (Aacb) se dedica casi íntegramente a criar esta especie, aunque los productores sostienen que funciona muy bien como complemento con el bovino.

“En las inundaciones que tuvimos este año, que fueron históricas por la cantidad de agua que cayó en poco tiempo, mientras muchos productores tenían que sacar los bovinos de los campos para que no se les mueran, el búfalo persistió en estos campos, produciendo como lo hace habitualmente; por eso decimos que el búfalo vive donde los demás sobreviven”, señaló Llano, impulsor de la Ley Provincial 6.385, que declara a Caá Catí Capital Provincial del Búfalo, ya que en sus campos se concentra un tercio de la producción bubalina de Corrientes.

El caso de Carlos de Llano no es el único. La reconocida empresa Caldenes Agropecuaria, que cuenta con 17 mil hectáreas en la zona de Loreto (departamento San Miguel) está reconvirtiendo todo su sistema productivo al búfalo. “Casi no tiene sentido hacer vacuno en esos campos”, señaló Bernardo Leucke, responsable del establecimiento “San Antonio”, propiedad de esta reconocida empresa ganadera en el departamento San Miguel.

Otro caso es el del productor y empresario Carlos Romero Feris, quien incorporó hace poco tiempo al búfalo en sus campos bajos del departamento San Luis del Palmar. Y, envalentonado por los resultados que viene dando la especie, adquirió algunos lotes destacados de vientres bubalinas en el remate de la Fiesta Provincial del Búfalo, el sábado pasado.

La incorporación de productores a la cría del búfalo es constante y son cada vez más los ganaderos que incorporan algún lote de la especie para producir en campos donde habitualmente el bovino no alcanza su máxima expresión productiva.

Un dato que demuestra el crecimiento del búfalo en los últimos años: el remate de la 2ª Fiesta Provincial del Búfalo, que estuvo a cargo de la firma Reggi y Compañía SRL, tuvo un encierre récord en cantidad de bubalinos, pero también se destacó la cantidad de remitentes: 23 establecimientos de Corrientes y Formosa –princioalmente- enviaron lotes de bubillos y bubillas de destete para invernada, bubillas preñadas y con crías al pie, búfalos reproductores y algunos lotes de gordos para faena.

Y la venta fue más que satisfactoria. Los bubillos de invernada de hasta 360 kilos se vendieron a un promedio de $32,70; los más pesados, por encima de los 400 kilos, promediaron $25,38. Los vientres preñados alcanzaron un tope de $23.500, y los toros búfalos se vendieron casi como los bovinos: entre $55.000 y $80.000.

“Hubo precios muy buenos, pero yo destaco también la calidad de la hacienda; había lotes de bubillas excelentes, que se pagaron muy bien”, dijo Ángel Gómez, presidente de la Sociedad Rural de General Paz, quien enfatizó el éxito de la muestra y el posicionamiento de esa región como principal plaza productiva y comercial para la especie.

 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día