“Creo que el homenaje y el reconocimiento para la obra de Toto Semhan es importante para mantener viva la memoria. Este marco y el escenario eran un acto de justicia, más allá de que lo recordamos siempre, pero aquí en la Fiesta Nacional del Chamamé era su casa”, explica Juan Pablo Barberán. El recitador acompañó a los Matuá Mercedeños en un emotivo repaso por clásicos chamameceros. Desde las amplias pantallas se ven los ojos acuosos de Barberán, su andar cansino contrasta con ese decir seguro y pleno de fortaleza. Los familiares de Toto Semhan que 

ocupan las primeras filas se abrazan con emoción, hay sonrisas silenciosas que iluminan sus rostros. “Toto pasó muchas veces por este escenario. 
También fue un impulsor de la difusión del chamamé y llegó a trabajar también aquí como un colega más de ustedes”, recuerda Barberán. “Creo que aportó mucho al chamamé y se merecía un homenaje como este”, destaca.
“La grandeza de su poesía es inmensa, esa humanidad que tenía para el trato diario con las personas se trasladaba a la poesía”, concluye.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Cultura

    Tapas del día
    Columnistas