En la ciudad de Mar del Plata, en la tarde del jueves, representantes de las 49 seccionales de Apinta, el gremio de trabajadores y trabajadoras de Inta, aprobaron por mayoría un plan de lucha ante la amenaza de 1.057 despidos en el organismo estatal, que surge de un informe que el Ministerio de Modernización encargará oportunamente a una consultora extranjera.
Luego de una importante movilización de trabajadores y trabajadoras, casi 800, el 29 de noviembre pasado frente al Ministerio de Agroindustria y las oficinas centrales de Inta en Capital Federal, desde el gremio se comunicó la poca claridad en las definiciones en ambos espacios que puedan llevar tranquilidad ante tanta preocupación por despidos masivos y un fuerte ajuste presupuestario previsto en el proyecto que presentó el gobierno nacional para el 2018. Por tal motivo, en el congreso extraordinario que estaba convocado para el 6 de diciembre, se propuso el debate y aprobación de un plan de lucha que contiene tres acciones directas: paro, movilización en Buenos Aires y toma de Centros Regionales y de Investigación.
Estas medidas contaron con la aprobación contundente de la mayoría de congresales presente, y antes de finalizar el congreso, el secretario nacional de Apinta, Mario Romero, expresó que “es un momento histórico el que estamos atravesando, porque desde aquí decimos que no sobran trabajadores en Inta”. 
En estas semanas se conocieron importantes apoyos al trabajo que desarrolla el gremio en estas horas cruciales, como por ejemplo la manifestación expresada públicamente por la Corriente Federal de Trabajadores diciendo que “reestructuración es un término que resuena fuerte en la memoria del Instituto, ya que en los años 90 fue el término que significó una reducción del 20% del personal y el cierre de agencias de extensión rural en distintos puntos del país”. En esa línea, Dardo Chiesa, presidente de CRA, también defendió al Inta. “Si después de 30 años tenemos que defender el presupuesto del Inta quiere decir que no aprendimos nada. Vamos a buscar un presupuesto para que el Inta sea lo que tiene que ser o para que siga sobreviviendo. El Presidente define al campo como el motor para el desarrollo del país, con este presupuesto lo están dejando sin nafta”, sostuvo.
Desde Apinta además se colaboró oportunamente con la difusión de un documento redactado por los trabajadores, donde expresaron que “trabajamos para el país, trabajamos para el sector agroindustrial y sus relaciones con los recursos naturales, las ciudades, los pueblos y sus habitantes en todas sus dimensiones. Somos el frente visible y sujeto de acción de nuestro Inta que, no es una entelequia abstracta, no es un numero de ‘dotación optima’ sino muy por el contrario, somos personas que dejamos todo nuestro potencial cada día en el campo, en el laboratorio, en organizaciones sociales, en escuelas, en oficinas, en invernaderos, en comunas, en municipios, en empresas”.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Gremial/Laboral

    Tapas del día