La Puna es una de las cuatro regiones en la que está dividida Jujuy. Un paseo por sus atractivos naturales y culturales más imponentes. 

Para poder recorrerla adecuadamente, la provincia de Jujuy fue dividida en cuatro circuitos turístico: los Valles, la Quebrada de Humahuaca, las Yungas y la Puna. En esta nota, recorremos esta última región que embriaga a viajeros de todo el mundo.  
La Puna Jujeña se caracteriza por sus llanuras de altura, la tranquilidad de sus habitantes, el silencio de la inmensidad y encantadores pueblos de altura. Es una de las regiones geográficas más amplias del Norte Argentino, cubre la mitad del territorio de la provincia de Jujuy, convirtiéndose así en dominante natural de paisajes únicos e indescriptibles. 
Para llegar, partiendo de San Salvador de Jujuy hacia el Norte, se debe atravesar primero la Quebrada de Humahuaca por la Ruta Nacional 9 hasta la localidad de Purmamarca donde se empalma con la Ruta Nacional 52 atravesando las Salinas Grandes. Se continúa luego por la Ruta Provincial 16 hasta llegar a la localidad de Susques donde se puede observar la auténtica esencia jujeña. Allí se puede cruzar a Chile a través del Paso de Jama, formando así el Corredor más importante del Norte Argentino: el Corredor Bi-oceánico Atlántico - Pacífico. También desde Susques se puede continuar viaje por la Puna hacia el Norte por la Ruta Provincial 74 y 74b hasta llegar a la localidad de Rinconada desde donde se puede acceder al Monumento Natural Laguna de los Pozuelos creado en 1981. En esta área protegida se observan numerosas aves, desde patos y chorlitos hasta flamencos.
Otra opción desde la localidad de Susques es tomar la Ruta Provincial 75 hasta llegar a la localidad de Casabindo donde todos los años se puede disfrutar del Toreo de la Vincha. 
 
Paseos 
1. Abra Pampa
La Quiaca es una ciudad surgida por la llegada del ferrocarril (1907). Se encuentra aproximadamente a 230 kilómetros de San Salvador de Jujuy a 3.484 m.s.n.m. Situada a los pies del Huancar, un cerro cubierto por fina arena del desierto. Fue declarada capital de la Puna el 30 de agosto de 1973, por ley provincial. Abra Pampa es la sede del festival del Huancar, y en agosto se hace la fiesta a la Pachamama. Allí se pueden ver criaderos de vicuñas en semilibertad. Es común ver al costado de las rutas de la zona los rebaños de estos animales, identificados con colores.
El Cerro Huancar encierra misterios y leyendas. Está ubicado a 7 kilómetros al sur de Abrapampa. En la zona hay grandes dunas de arena, donde se realiza sandboard. La arena es muy fina, las pendientes son pronunciadas y hay grandes superficies aptas para desarrollarlo. En este lugar se realiza la ceremonia del desentierro del Pujllay (diablito carnavalero) donde se encuentra desde el domingo de tentación del año anterior. Se accede en vehículo hasta la base del Huancar.
Se puede visitar el Museo Arqueológico "Leopoldo Aban" en el salón parroquial frente a la plaza. También, frente a la plaza, se encuentra la cooperativa de artesanas tejedoras. Desde Abra Pampa hay un servicio diario de transporte a Casabindo, Laguna Pozuelos y Rinconada. Otros atractivos para conocer son el Monumento Natural Laguna de los Pozuelos y la laguna de Runtuyoc. 
 
2. Casabindo
Es famosa por su iglesia de la época colonial. Construida con piedra canteada que le da un aspecto sólido e imponente que valió la denominación de "Catedral de la Puna". Casabindo es un pequeño pueblo puneno, situado a 3.377 msnm, en el departamento de Cochinoca. Conserva en sus proximidades diversos yacimientos arqueológicos, como el de Sorcuyo en el extremo norte de la Laguna de Guayatayoc.
La fiesta patronal es el 15 de agosto, y es una celebración popular, con danza de samilantes, y el "Toreo de la Vincha", espectáculo incruento, en el que la meta es arrebatar de las astas del animal una cinta con monedas de plata que son ofrendas a la Virgen. Los toreros no lucen trajes vistosos, ni los toros son de lidiar, se trata simplemente de la recreación de lo que antaño fuera contado a sus pobladores. La imagen de la Virgen preside la toreada, y para ella será la vincha con monedas de plata que luce el toro, hasta el momento en que algún hábil torero se la arrebate para cumplir con su ofrenda de promesante. El Toreo de La Vincha no es otra cosa que la oportunidad que tiene cada lugareño de ofrendar a la Santísima –a la “Mamita”– todo su valor y coraje.
 
3. Rinconada
Cabecera del departamento homónimo, dista aproximadamente 280 km. de San Salvador de Jujuy. El arribo a la misma se realiza por la Ruta Nacional No 9 y la Provincial No 7. Se halla situada en pleno altiplano con una altura sobre el nivel del mar de 3.950 metros. El clima imperante es típicamente puneño con gran insolación, amplitud térmica y escasa humedad.
El pueblo está atravesado por dos vetas auríferas que fueron trabajadas en la época prehispánica. Se conserva el túnel de la antigua mina española, y la actividad continúa hoy en los lavaderos de oro. También conserva su Capilla colonial.
 
4. La Quiaca
A una distancia de 289 kilómetros de San Salvador de Jujuy, la ciudad fronteriza se ubica a 3.442 msnm. Su nombre proviene del aimara “Quisca”, que quiere decir “piedra cortante para trasquilar ganado”. Pasaje incesante de gente, con gran diversidad de vestimentas del Altiplano. 
En 1908 las vías del Ferrocarril Central Norte llegaron por la Puna a la frontera; se construyó la estación limítrofe y un viaducto de tres arcos sobre el río de la Quiaca, dándosele a la estación el nombre del río, que hace de límite natural. Con el correr del tiempo La Quiaca fue creciendo y adquiriendo mayor importancia a partir de mediados del siglo XX. Del otro lado, a su vez, surgió al mismo tiempo la localidad de Villazón, nombre que se le dio en homenaje al presidente boliviano Eliodoro Villazón.
Entre el segundo y tercer domingo de octubre se congregan pobladores de los más remotos lugares en la Manca Fiesta, donde predomina el trueque de los propios productos, en especial las típicas ollas, birques y tinajas de todos los tamaños y formas. Se ofrecen comidas regionales y es también ocasión para los bailes y el encuentro social.
La Quiaca se encuentra ubicada dentro de la zona llamada Puna Seca, donde las condiciones climáticas son muy particulares y los cambios de temperatura son intensos. En general, el clima es frío y seco, especialmente durante los meses de invierno. Su temperatura media anual es de 9.2°C, en verano de 12°C y en invierno de 4.6°C. Durante el día tiene lugar fuerte insolación y se registran amplitudes térmicas de hasta 30°C. En las noches se presentan fuertes descensos térmicos. La atmósfera es casi siempre límpida, favoreciendo los grandes cambios de temperatura.
 
5. Susques
Desde Purmamarca, se recorre la Cuesta de Lipán que ofrece una panorámica sobrecogedora de la desértica Puna Sur. Se atraviesan las Salinas Grandes. El pueblo antiguo, con una iglesia del siglo XVI, de piedras, adobe y barro. Las campanas que vibran en la torre fueron traídas desde Chuquisaca y la adornan notables pinturas de la escuela cuzqueña. Aquí funcionan Aduana y Migraciones para el tránsito hacia Chile.
 
6. Yavi
Sobre la ruta tradicional al Alto Perú, en 1647 instala su residencia allí el encomendero Pablo Bernárdez de Ovando. En 1690 termina la construcción de una magnificente iglesia, consagrada a San Francisco, que podemos hoy admirar prácticamente tal cual era entonces. Sus líneas arquitectónicas son de gran sencillez y belleza.
El púlpito, los altares y los retablos son realzados por una cubierta de oro a la hoja. Cuadros y notables esculturas en madera fueron traídas desde Cuzco. En 1708, un sucesor obtiene de la corona española el título de Marqués de Tojo y Yavi. Los aposentos familiares, hoy llamados la “Casa del Marqués” pueden ser visitados.
Yavi conoció el paso de los ejércitos, los combates, durante la guerra de la Independencia y posteriormente durante la guerra contra la confederación Peruana-Boliviana, fue ocupada por Felipe Varela (1867) y en 1873 fue epicentro de un levantamiento de la población autóctona por la recuperación de las tierras. Con la llegada del ferrocarril a la frontera en 1907, y el surgimiento de La Quiaca, entró en el letargo actual. Un pueblo anclado en el tiempo. 
 Más info en www.turismo.jujuy.gov.ar
 
LUGARES PARA CONOCER >> Las Salinas Grandes
 
En Jujuy, las Salinas Grandes representan una excursión obligada durante un recorrido por el Norte del país y la vistosa Quebrada de Humahuaca. Se trata de una de las más bellas extensiones blancas de la Argentina con esporádicas tonalidades turquesas e innumerables reflejos nítidos. 
El nombre de “grandes” es porque se trata del tercer salar más grande de Sudamérica con una extensión mayor a las 12 mil hectáreas a cielo abierto. Una de las áreas más blancas que puedan encontrarse en la Argentina y con una textura de robusta dureza que será necesario apreciar de cerca para comprender.
Situada a unos 190 kilómetros de la ciudad Capital, las Salinas Grandes captan la atención de los visitantes de todas las edades y despiertan gran creatividad al tener cámara en mano. Una inmensa depresión totalmente despoblada que se vuelve aún más atractiva si unas horas antes llovió. Donde sólo residen los artesanos que trabajan la sal y ofrecen objetos delicadamente tallados con picos y hachas.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Destinos

    Tapas del día