Lorena Fernández despidió ayer a su hija, quien estuvo internada más de una semana por una sobredosis de cocaína. Afirmó que fue amenazada de muerte. “Decían que si mi hija despertaba incendiarían mi casa”.

 

 Con profundo dolor y congoja se realizó ayer el sepelio de Abril Fernández, la menor de 15 años que falleció luego de una penosa agonía tras haber sido hallada con signos de haber sido golpeada y drogada. 
Lorena Fernández, su madre, habló con la prensa y pidió que no la molesten porque quería despedir a su hija, pero anunció que exigirá justicia. “Pido que respeten mi silencio. Voy a hablar cuando llegue el momento, sólo pido justicia y no voy a parar hasta encontrar a los que mataron a mi hija”, expresó la mujer, quien estuvo junto a Abril en el Hospital Pediátrico durante más de una semana a la espera de una mejora que nunca se dio. La menor fue hallada desmayada en una calle del barrio Patono luego de haber participado de una fiesta de cumpleaños. En el hospital se comprobó que tenía sobredosis de cocaína y que fue víctima de una golpiza. “Yo sólo quiero justicia, hoy estoy despidiendo a mi hija y hay muchas cosas que están poco claras, pero ya voy a hablar”, dijo Lorena entre lágrimas.
La mujer recordó: “Cuando tenía a mi hija en el hospital hubo dos personas que llegaron a mi casa y me amenazaron. Me dijeron que si no me callaba iban a incendiar mi casa”.
“Ya voy a hablar, sólo quiero que respeten este momento tan duro”, agregó Lorena. “Cuando estábamos en el hospital nos controlaban, pasaban despacio en moto y miraban y nos mandaban mensajes diciendo que si mi hija despertaba nos iban a prender fuego la casa”. “Estamos en riesgo porque no sabemos qué van a hacer”, finalizó.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Policiales

    Tapas del día