Desde un área del Gobierno y una organización destacaron la necesidad de reforzar los espacios para brindar tratamiento a chicos que se enfrentan a las adicciones. Este hecho podría tratarse de un nuevo femicidio. 

 

El caso de la muerte de una joven de 15 años, que estuvo diez días internada en el Hospital Juan Pablo II por una sobredosis de cocaína,  por el que estudian el contexto y los posibles culpables del hecho, encendió nuevamente el alerta por el consumo de sustancias en Corrientes. Este medio pudo dialogar con la representante de Madres del Paco, Natalia Ruíz Díaz,  y con Patricia Nazer, titular del Consejo Provincial de Niñez, Adolescencia y Familia (Copnaf), quienes coincidieron en la necesidad de un lugar de contención y también tratamiento.
“Se está viendo en la provincia que bajó la edad de consumo, inician a los nueve años. Esto también tiene relación con el caso de las niñas con embarazos no deseados. No alcanza con hacer eventos preventivos, hay que afianzar el tratamiento específico de recuperación. En Corrientes contamos con una casa para mujeres en Santa Lucía que pertenece a la diócesis de Goya, pero es el único recurso con el que contamos. El área de adicción en el Hospital de Salud Mental es sólo para desintoxicar, están dos semanas y generalmente salen y vuelven a consumir”, comentó a este diario Ruíz Díaz. A la vez, recordó que un informe nacional que difundieron desde Madres del Paco indicó que “el 90 por ciento de los chicos que consumen terminan en un suicidio”.
“Estamos haciendo asistencia, se gestiona la internación si es necesaria y requerimos un seguimiento. No contamos con móviles de traslado, sólo con el aporte de profesionales como médicos y trabajadores sociales. Además de un lugar donde se efectúen los tratamientos, es necesario cambiar la Ley de Salud Mental”, expresó. 
Por su parte, Nazer explicó la tarea que cumplen desde la Provincia en este sentido. Asimismo, adelantó que es muy probable que aumenten las casas terapéuticas necesarias para tratar a los jóvenes. 
“Tenemos programas que son de prevención, se trabaja a través del Ministerio de Educación en este aspecto y con Salud. Además de adicciones, se habla de educación sexual integral.  Se realizan prevenciones desde la primera infancia. La droga es un flagelo y es importante conversar y dar a conocer sus consecuencias lo antes posible. El Copnaf trabaja en conjunto con el Pediátrico y el Hospital de Salud Mental, también con instituciones del interior”, comentó Nazer y recordó que están en permanente contacto con la Casa Educativa Terapéutica (CET), donde hacen recuperación y reinserción. 
En este sentido, agregó que “es muy probable que el año que viene pensemos en  otras casas terapéuticas, necesitamos más lugares físicos de contención, donde el chico pueda hacer su rehabilitación”. 
“El CET funciona muy bien, pero no pueden quedar internados ahí. Es muy valorable todo lo que hacen en este espacio, como los talleres y las charlas que mantienen contenidas a las víctimas de este flagelo”, opinó  la  representante del Copnaf.

Femicidio
Los primeros informes médicos indicaron que la joven de 15 años no habría sido abusada. Sin embargo, desde una organización de género expresaron a este medio que se podría tratar de otro caso de femicidio. Si fuera así, ascendería a seis la cifra violencia machista  en la provincia y superaría  la del año pasado.
“Hay que conocer quiénes fueron los atacantes, si hubo algún tipo de relación (vínculo) con la víctima se puede hablar de femicidio más allá de que si fue abusada sexualmente”, dijo a El Litoral Karina Cardozo de “María Conti”.
 Por otra parte, cabe destacar que según un informe de Unicef, cada diez minutos muere una niña en el mundo debido a la violencia. “En períodos de emergencia y crisis, la violencia de género afecta de forma desproporcionada a las niñas, que se enfrentan a un alto riesgo de abusos, explotación y trata de menores”, añadió Cardozo.

Datos
Según un informe especial de El Litoral que se publicó en junio de este año, desde Salud Pública admitieron que no pueden dar a conocer las estadísticas que manejan en torno a la problemática, y advirtieron que son muchos los jóvenes alcanzados por el flagelo. En ese sentido, en una visita al servicio de Adicciones del Hospital Pediátrico “Juan Pablo II”, se constató que en este nosocomio atienden un promedio mensual de 45 niños menores de 16 años, en situaciones de consumo problemático de sustancias.
En un análisis de las historias clínicas se puede entrever, a grandes rasgos, la importancia de la contención familiar, ya que de acuerdo con las consultas de los últimos años, un 70 por ciento tuvo una recaída en medio de su tratamiento, y un 18 por ciento nunca tuvo ese inconveniente. Casualmente los que no recayeron son aquellos pacientes que tuvieron padres continentes.
A fin de atender las situaciones de emergencia, pero además realizar un seguimiento en terreno, el objetivo a futuro es trabajar junto con las ONG, e impulsar el trabajo conjunto con los colegios para trabajar en red.
Por su parte, el Hospital de Salud Mental “San Francisco de Asís” fue otro de los organismos en los cuales se intentó obtener datos sobre el tema en cuestión unos meses atrás; sin embargo, las autoridades hicieron caso omiso a las consultas realizadas. El Litoral intentó comunicarse con autoridades sanitarias en esta oportunidad, pero no respondieron.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Salud & Ambiente

    Tapas del día