Por José Ceschi

¡Buen día! Ya sabemos que Cáritas es el organismo oficial de solidaridad más importante de la Iglesia en la Argentina. Con estructuras mínimas y generosidades máximas, presta hoy un servicio indispensable a vastos sectores de nuestra comunidad. Este servicio le da mucha importancia a la entrega de cosas materiales indispensables: comida, vestidos, medicamentos, planes de viviendas, etc.; pero hay otra dimensión que hoy requiere una atención particular: “Lo más doloroso es la actitud espiritual de desaliento, de desilusión que veo en la gente. Ese no encontrar caminos está generando una actitud espiritual paralizante, y esto es grave, porque impide tener la voluntad y el ánimo para llevar adelante nuevos emprendimientos. Me preocupa el desánimo generalizado, porque sin esperanza es muy difícil seguir adelante. Esta dimensión es la que habría que revertir rápidamente. Y en esto llevamos la mayor parte quienes tenemos en nuestra manos una responsabilidad espiritual”.
Palabras de monseñor Jorge Casaretto, reflexionando en una entrevista concedida a Carmen María Ramos hace mucho. “Los cristianos, decía también, tenemos esperanza en Dios y en este momento actual de la Argentina. Nuestra misión es constituirnos en testigos y esperanza de nuestro pueblo. Yo no puedo esperar de la economía: yo espero de Dios. Frente a la vida argentina, más bien me siento con responsabilidad de dar y no con necesidad de recibir. Esto es lo que hoy yo puedo decir y es el mensaje que estoy trasmitiendo a mis comunidades cristianas. El desaliento ¿por qué se genera? Porque en vez de estar mirando nuestras responsabilidades y pensar en lo que la Argentina necesita de nosotros, estamos pensando en lo que nosotros necesitamos de la Argentina. En estos momentos, los argentinos deberíamos estar pensando en darle al país y no tanto en pedirle al país. Con esta actitud creo que podríamos gestar un cambio interesante. Veamos nuestra patria como lugar de trabajo, como lugar de entrega, como el lugar donde Dios nos ha puesto y tenemos que darlo todo”.
Para quienes no lo saben, monseñor Casaretto, en nombre del Episcopado argentino, presidía Cáritas a nivel nacional.
¡Hasta mañana!

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Opinión

    Tapas del día
    Columnistas