Los ingresos a varios colegios de barrios alejados del centro se vieron nuevamente afectados por las últimas precipitaciones registradas, con veredas y calles anegadas por el barro. En algunas instituciones persiste la falta de adecuadas condiciones edilicias para garantizar el desplazamiento de personas con discapacidad.

 

Las lluvias de los últimos días volvieron a complicar la accesibilidad en algunas escuelas de barrios periféricos, teniendo en cuenta que hoy habrá elecciones en muchos de estos establecimientos. Se trata de un problema de vieja data, y para la Escuela Nº 139 significa una complicación que se suma a la falta de una estructura que garantice un correcto desplazamiento para las personas con discapacidad.
Al igual que en las elecciones municipales de junio, los días previos a las Paso (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) de hoy también fueron de copiosas lluvias que anegaron varios barrios y localidades de la provincia. En aquel momento las condiciones de las calles de tierra fueron un problema para los vecinos que debieron ir a sufragar, algunos incluso bajo una llovizna matinal, entre barro, agua y falencias edilicias de las escuelas.
Al parecer, las últimas jornadas previas a los comicios de hoy también fueron perjudiciales para las instituciones educativas, ya que son varias las que tienen los accesos complicados, en algunos casos casi imposibles.
La mayoría de estos colegios son los que se ubican en las zonas alejadas del centro de la ciudad, sobre todo en el sector este de la Capital. Ejemplo de esto es la Escuela Nº 139 “Ambrosio de Acosta” del barrio Güemes, cuya entrada se ve seriamente afectado con cada precipitación: “Ya estamos sin un acceso seguro, si continúa la lluvia va a ser imposible ingresar”, contó a El Litoral el director de dicho establecimiento, Juan Carlos Villordo.
Como parte de la cobertura de las últimas elecciones de junio, este medio había visitado la escuela del barrio Güemes y se había indicado este inconveniente. En su momento, las autoridades del colegio habían señalado que esperaban soluciones por la cuestión del ingreso y también para la accesibilidad de las personas con discapacidad, pero no hubo respuestas.
Es que la Ambrosio de Acosta no sólo carece de garantías para los votantes, sino que tampoco puede brindar seguridad a sus estudiantes con alguna discapacidad motriz, que todos los días deben arreglárselas para asistir a clases.
“Pedimos obras pero no se hizo nada después de las  últimas elecciones. No está garantizado el acceso para quienes tienen problemas de desplazamiento, mucho menos baños para chicos con alguna dificultad en este sentido. Prometieron una ampliación, pero si llegan fondos de Nación”, señaló Villordo.
Si bien la calle de la entrada a la institución está asfaltada, el barro que se genera en la amplia vereda por donde se ingresa provoca que las personas deban zigzaguear el fango, siendo esto algo imposible para aquellos que se trasladan en sillas de ruedas.
Asimismo, hay varios colegios en los que faltan trabajos de refacción y ampliación, no solamente para mejorar el desarrollo de una jornada electoral, sino para que los estudiantes y docentes puedan trabajar en condiciones adecuadas (ver recuadro). Desde el Ministerio de Educación dijeron a este medio que las escuelas están preparadas para los comicios, y que en el caso de que los votantes no puedan acceder a las urnas por sus propios medios, se les debe garantizar la posibilidad de sufragar en el acceso a cada establecimiento en cuestión.
Vale recordar que para votar en los comicios de hoy fueron habilitadas 262 escuelas de la provincia, y Educación se encargó de verificar cuáles eran las más adecuadas para esto, ya que algunas se encuentran en medio de refacciones.
Además, habrá una guardia para urgencias que tengan que ver con el mantenimiento y la infraestructura.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    Tags

    + Salud & Ambiente

    Tapas del día
    Columnistas