Familiares de las mujeres que fueron asesinadas por sus ex o actuales parejas comentaron a El Litoral la falta de presencia del Gobierno ante la situación vivida por los hijos de las víctimas, quienes nunca recibieron asistencia.

 

Familiares de víctimas de femicidios dialogaron con El Litoral y plantearon la necesidad de garantías de una serie de beneficios que ampare a estos niños. En este sentido, relataron que viven una situación de abandono total del Estado, faltan subsidios, obra social, asistencia psicológica gratuita, gratuidad en los procedimientos judiciales para obtener la tutela familiar y la adjudicación inmediata de una vivienda. 
“Hace más de dos años falleció mi hija y seguimos muy mal. Apenas puedo intentar recuperarme por mis nietos, por sus hijos, que me necesitan. La mayor, que ahora tiene cuatro años, pregunta mucho por su mamá, algo se acuerda de ella, dice que la mataron a su mamá mientras se golpea el corazón. Yo la quería mucho a mi hija”, relató a El Litoral Teodora Acosta, madre de María Belén Sanabria (17).  
La joven fue encontrada muerta en su domicilio del barrio La Curva, en Santa Rosa, el 17 de marzo de 2015. Belén recibió un disparo en el pecho, y por el hecho fue acusado su pareja. 
“Sé que sigue detenido, solo eso sé porque no puedo salir de mi casa, no tengo plata para viajar hasta la Capital. Estoy con mis nietos en mi casa sin luz porque el dueño del terreno nos vino a cortar el servicio, quiere que nos vayamos”, comentó Teodora. 
La mamá de la víctima relató que recibe la asignación universal por hijo por sus nietos, pero que “ellos necesitan muchas cosas, la plata no alcanza”. “No recibo ningún otro tipo de ayuda, tampoco se han acercado para ver cómo están mis nietos, si les falta algo”, comentó la mujer. 
“Estamos peleando para que la casa de mi hija quede a nombre de mis nietos porque ahora tiene la hermana del asesino”, relató a este diario Jorge Avalos, padre de Blanca Avalos (29). La madre de dos niños permaneció tres meses internada en el Hospital Escuela luego de que su ex marido -que la maltrató durante 16 años- le disparó en la nuca un mes después de que se separaran, la dejó parapléjica.
El hecho fue el 18 de junio de 2015 cerca de las 2 en Mariano I. Loza. La mujer fue dada de alta, pero luego se descompensó y falleció en la ambulancia mientras era trasladada al nosocomio de Mercedes.
“Mis nietos están a cargo de otra de mis hijas en Entre Ríos. Queremos que la casa donde convivió 16 años con el padre de sus hijos esté a nombre de ellos. Ahora la hermana de quien la mató está alquilando y de ese dinero no le pasa nada a mis nietos. Cuando ocurrió lo de Blanca la familia del agresor desvalijó la casa, no quedó nada de lo que tenía”, relató Jorge.
Si bien lograron una condena efectiva, ya que sostiene que la Justicia actuó bien en este caso, sí plantea la necesidad de asegurar los bienes de los hijos de la víctima. 
Cabe recordar que una semana antes del femicidio de Belén, asesinaron a Sandra Silguero. Su asesino, Daniel Borlicher, sigue prófugo.
“Mis sobrinos están conmigo, nunca nadie fue a preguntar cómo estábamos, antes iba la gente de delitos complejos para preguntar si había alguna novedad. La gente de la Justicia sabe que actuó mal desde el principio, quince días después del femicidio me pidieron la ropa del asesino. El único apoyo que recibimos hoy es la custodia que tenemos en mi casa porque él sigue prófugo”, dijo a El Litoral Karina Silguero, hermana de Sandra Silguero. Sus sobrinos reciben la pensión de su mamá ya que trabajaba para la Legislatura. 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Derechos Humanos

    Tapas del día
    Columnistas