En los próximos diez años está previsto que el turismo de lujo crezca un 6,2 % a nivel mundial, especialmente en Europa y Estados Unidos, que concentrarán el 64% de este tipo de viajes, según un estudio del centro universitario Ostelea.
Entre las tendencias que marcarán el turismo de lujo en los próximos años destacan la apuesta por lo local, la personalización de las experiencias, una mayor diferenciación, los lugares exóticos, y las visitas con una visión ética con poco impacto medioambiental, según el informe Turismo de lujo: retos y oportunidades elaborado por Ostelea, School of Tourism & Hospitality.

Cómo es y qué compra 
Los turistas de lujo son, según el análisis, personas de entre 30 y 40 años, que cuentan con un alto poder adquisitivo -ingresos anuales superiores a los 150.000 euros-. Además, son viajeros que hablan varios idiomas, que realizan un mínimo de cuatro viajes al año, con una alta preferencia por los hoteles de lujo y los cruceros, y con un alto nivel de fidelización, lo que los convierte en unos clientes “muy solicitados y apreciados por el sector”.
Si nos fijamos en el gasto que realizan, se observa que el 54% de estos viajeros invierte entre 5.000 y 10.000 euros en cada uno de sus viajes, aunque el presupuesto puede ascender hasta los 50.000 euros en ocasiones especiales como una luna de miel.
Respecto a la distribución del gasto, los principales elementos en los que invierten este tipo de turistas son, según Ostelea, los hoteles de alta calidad, los spas, la gastronomía, o las instalaciones deportivas.
El estudio revela además que la mayor parte de los viajes de estos turistas se concentran en agosto (11%) y diciembre (14%) y que alrededor del 46% suele disfrutar de una estancia de diez días en el destino, mientras que el 30% realiza viajes superiores a dos semanas.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Destinos

    Tapas del día
    Columnistas