“Estamos muy contentos de poder entregarle hoy a los vecinos este espacio costero revalorizado, seguro e inclusivo para el disfrute de todas las familias”, expresó el intendente Fabián Ríos. Por su parte, la vicejefa comunal Any Pereyra señaló que “este es un lugar para los que tienen dificultades motrices, visuales, para los que quieren venir a entrenar, hacer deportes, jugar, ésto es la integración, ésto es la comunidad de Corrientes que Fabián y yo soñamos siempre”.

El parque Cambá Cuá incluye anfiteatro natural, laguna artificial, oratorios y cerca del 80% de su superficie es espacio verde destinado a la recreación y el esparcimiento de las familias.

La viceintendenta Any Pereyra recordó que las obras en el histórico paseo “comenzaron para dar respuesta a los problemas de anegamiento que existía en el parque. Hoy ya no se inunda, ni tampoco quienes vivimos en las manzanas aledañas”, se manifestó la funcionaria, como también vecina de la zona. “Esta es la gestión que pudo hacerlo”, remarcó luego.

“Queríamos la integración de todos y cada uno de los vecinos de la ciudad de Corrientes en este lugar emblemático. Hemos trabajado muchísimo a pesar de miles de obstáculos que tuvimos y hoy podemos entregarle este parque a la comunidad que para nosotros es un enorme orgullo”, enfatizó la Viceintendenta.
 
“Este es un lugar para los que tienen dificultades motrices, visuales, para los que quieren venir a entrenar, hacer deportes, jugar, ésto es la integración, ésto es la comunidad de Corrientes que Fabián y yo soñamos siempre”, sintetizó Any Pereyra ante el aplauso de los presentes.
 
LAS OBRAS

En el parque Cambá Cuá, la Municipalidad construyó a nuevo y recuperó más de 5.000 metros de senderos internos y veredas perimetrales; que ahora son de hormigón estampado y cumplen con todos los requisitos de accesibilidad universal.

Las veredas y los senderos son más anchos y cuentan con rampas de acceso para sillas de ruedas; losetas de alerta y losetas guía que facilitan el desplazamiento de personas con disminución visual.

También se confeccionaron rotondas circulares para descanso y en oratorios, como en el de la virgen Medalla Milagrosa; con sombra natural y nuevo parquizado.

Con el objetivo de brindar mayor seguridad y resaltar la belleza natural del espacio, también se construyó un nuevo sistema de iluminación que incluye: cableado subterráneo, luminarias bajas, nuevas torres con luces LED y se recuperaron todas y cada una de las farolas coloniales, que resaltan el carácter tradicional del parque.

La remodelación incluyó la reasignación de espacios, como el sector gastronómico que ahora se ubica en la esquina de Chaco casi 9 de Julio. En el sector se instalaron bloques premoldeados que permiten la expansión del césped y ampliaron los espacios de circulación.

En la esquina de Chaco y Carlos Pellegrini se generó una nueva senda para el tránsito vehicular a muy baja velocidad, que incluye pilotes señalizados que aportan seguridad a los peatones que cruzan desde y hacia la Costanera.

También se instalaron nuevos módulos de juegos infantiles como hamacas, calesitas tradicionales y equipos integradores para niños y niñas con discapacidad.

Y se creó un nuevo espacio para ejercicios aeróbicos, con estaciones para actividades de baja intensidad y se instalaron equipos de gimnasia biosaludables próximos a la vereda de calle Carlos Pellegrini.

La Municipalidad recuperó el anfiteatro natural, se remodelaron los sanitarios y los trabajos de parquizado incluyeron el plantado de césped, plantines florales y de árboles nativos.

Pero previo a todos los trabajos de embellecimiento, la Municipalidad debió construir un nuevo sistema de desagüe pluvial subterráneo para el parque Cambá Cuá: se colocaron caños de hormigón y se construyeron nuevos sumideros; desde la -pileta artificial del predio hasta el río Paraná, a lo largo de 150 metros.

Desde la esquina de Chaco y Pellegrini se instalaron otros 50 metros de caños de hormigón, hasta su desembocadura en el río, atravesando la Costanera.

Se readecuó la estación de bombeo, se colocaron 200 metros de conductos aliviaderos y se generaron nuevas de cámaras de registro y enlace.
 
Los nuevos pluviales duplicaron la capacidad de escurrimiento de todo el paseo, con lo que se eliminaron las tristes situaciones de anegamiento por lluvias extraordinarias.

Los trabajos se enmarcaron en el programa Embellecimiento de Espacios Públicos Tradicionales, con el que la gestión comunal ya recuperó otros lugares históricos como las plazas La Cruz, Libertad y Torrent.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Bien público

    Tapas del día