Por José Ceschi

¡Buen día! “Si bien es cierto que la magnitud del fenómeno tiene también componentes externos y es necesario buscar apoyos fuera de las propias fronteras, se ha de tener presente que los argentinos mismos, con las ricas cualidades principales que los distinguen, han de ser los protagonistas y artífices principales de la reconstrucción del país, comprometiéndose con su esfuerzo y su tesón a superar esa situación tan difícil”.
Lo decía Juan Pablo II el 12 de febrero, recibiendo al primer grupo de obispos argentinos que realizaban su visita “ad límina”. 
Y agregaba:
“Mientras se espera que la soluciones adoptadas dan resultados positivos, es menester fomentar la acción caritativa y asistencial, tarea que la Iglesia siempre ha llevado a cabo, para hacer más llevaderas las condiciones de los menos favorecidos. Os preocupa, queridos hermanos, la situación de aquellas personas que sufren y carecen de lo necesario. Pienso particularmente en los jubilados, en los desempleados, en lo que han perdido todo en las revueltas. A este respecto, son consoladoras las diversas iniciativas tomadas en cada diócesis para responder adecuadamente a las necesidades de los pobres. Son de alabar las actividades de Cáritas, las de numerosas parroquias y congregaciones religiosas, así como la iniciativa ya consolidada de la Colecta Más por Menos y otras similares. Con ellas se invita a los cristianos a privarse de algo necesario, y no sólo de los superfluo, fomentando la actitud de compartir con los hermanos.
Esta preocupación ‘forma parte de la misión evangelizadora de la Iglesia’ (“Sollicitudo rei socialis, 41”), en la que debe ocupar un lugar predominante la promoción humana. Por tanto, los Pastores deben orientar a sus fieles en este campo y todos están llamados a colaborar en este servicio de la caridad, impulsando y favoreciendo en esta hora crucial de la historia argentina convenientes iniciativas encaminadas a superar situaciones de pobreza y marginación que afectan a tantos hermanos necesitados. La coordinación con las diversas instituciones, estatales y no gubernamentales, propiciará una ayuda más eficaz al prójimo, ayudándole a que no se deje llevar por los espejismos del lucro o del consumismo, sino que se apoye en las mejores tradiciones de sobriedad, solidaridad y generosidad que anidan en el corazón de vuestros pueblo”.

¡Hasta mañana!

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Opinión

    Tapas del día
    Columnistas