Fernando Barreto
deportes@ellitoral.com.ar

 

Buenos Aires
Enviado especial

La ilusión de Regatas Corrientes chocó contra una fuerza superior en Boedo. San Lorenzo no le dio chances al Fantasma, le ganó 94 a 59 y definió la serie 4 a 1 a su favor. “Ahora es un trago amargo, pero seguramente el tiempo, que siempre es sabio, nos va a permitir disfrutar de esto”, sostuvo Gabriel Piccato, que cerró su primera temporada en la entidad del Parque ganando la Conferencia Norte y clasificando a la Liga de las Américas.
“Dejando de lado esta final y mirando con mayor perspectiva fue una temporada brillante. Estoy muy orgulloso del equipo. De todos los que están en el club apoyando este proyecto”, agregó el entrenador santafesino.
“Nos sentimos tranquilos porque desde muchos lugares hicimos muy bien las cosas. El límite siempre es el adversario”, que en este caso fue San Lorenzo, bi campeón de la Liga.
“Hicimos un gran trabajo durante la competencia. El paso del tiempo va a permitir que podamos tener mayor dimensión de lo realizado”. Durante el torneo el Fantasma quedó tercero en la fase regular en la Conferencia Norte, luego dejó en el camino a Libertad de Sunchales, Estudiantes de Concordia y San Martín de Corrientes en las rondas de playoffs.
Las declaraciones del DT, en las afueras del Polideportivo Roberto Pando, en la muy fría noche porteña (la seguridad contratada por la organización impidió el trabajo en zona de vestuarios), siguieron para distinguir la presencia de dos correntinos en la final.
“Siempre hay cosas muy buenas para destacar. Siempre quedan cosas para resaltar. Es el momento de decirlo, sin quitarle el mérito a San Lorenzo ni buscando justificar nada, sino resaltando estas pequeñas grandes cosas. Esta vez estuvieron presentes dos correntinos en las finales, uno de ellos surgido en la institución (Juan Pablo Arengo) y el otro (Fabián Ramírez Barrios) en el quinteto inicial. Más allá del resultado, que es doloroso, esto me parece importante resaltarlo”.
Piccato agregó: “Si uno se detiene un poco dentro de la vorágine que representa nuestra Liga Nacional de Básquetbol siempre hay cosas por destacar, como esto que recién comenté”.
Después de una campaña que fue de menor a mayor, con un salto de calidad en la ronda de playoffs, en la Conferencia llegó la gran final con las ausencias de Donald Sims, en los dos primeros juegos, y la lesión de Paolo Quinteros, que le permitió jugar solamente uno de los cinco partidos frente a San Lorenzo.
“Yo descubrí en estos días una palabra que me parece interesante para describir este momento de Regatas en las finales: imponderables. Durante la temporada van pasando ciertas cosas que se solucionan o se buscan los remedios. Llegamos al mejor momento y se dieron estos imponderables que están ajenos al deseo de los integrantes del equipo. Contra eso uno poco puede hacer. Intentamos solucionarlo con lo que teníamos. Adaptarnos a las circunstancias, dar lo mejor, pero el límite siempre es el rival, y nosotros enfrentamos a un adversario que demostró ser un gran equipo”.
Después de una breve interrupción para recibir el saludo de Fabián Borro, Presidente de la Asociación de Clubes, que se retiraba del Poli (“Buena temporada Gabriel”, le dijo), Piccato señaló: “Quiero felicitar a San Lorenzo porque hizo una gran temporada y demostró durante estos partidos que es mejor equipo. Nosotros en las finales no pudimos estar completos en la mayoría de los partidos, cuando lo estuvimos pudimos competir, y además ganar”. 
“La realidad es esta, San Lorenzo es el campeón y no hay que buscar ningún tipo de excusas”, agregó el entrenador.
Respecto al juego del sábado, resaltó que “nosotros mejoramos mucho en el primer cuarto porque pudimos reducir la diferencia en el inicio, eso te permite estar en un juego más cerrado, pero a lo largo del partido tuvimos un rival de jerarquía y se hizo muy difícil poder competir en las condiciones en que nosotros llegamos”, concluyó. 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + El Deportivo

    Tapas del día