Comparado con el año pasado, varios puesteros coincidieron en que el nivel de ventas fue menor. “Pero al menos la gente compró y eso ayuda porque acá no hay ofertas laborales”, señaló Graciela, quien estaba en uno de los numerosos puestos instalados ayer en los alrededores de la Basílica. Por su parte, Oscar contó “si comparamos con los otros fines de semana, ahora al menos vendimos un poco más” .

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Interior

    Tapas del día
    Columnistas