La familia Saldaña es una de las miles que ayer participaba de las celebraciones en Itatí. Mientras tomaba unos mates, Francisca Gauna de Misiones, contó por qué viene hace medio siglo con su hija Marta.
“Ella tenía cinco años y no podía caminar. Los médicos no le encontraban nada. No sabíamos que hacer. Estábamos desesperados y mi cuñada me sugirió que vengamos a Itatí. Desde aquel día que le hice una promesa a la Virgen, mi hija comenzó a mejorar hasta que finalmente caminó”, relató emocionada Francisca. A pocos centímetros de ella, estaba sentada Marta que agregó “por eso hace 50 años venimos siempre, ya sea el 16 de julio o el 8 de diciembre. Estamos más que agradecidos a la Virgen”. Y aunque esta vez, por la avería en el puente Bailey en la Ruta 12, sobre el Iribú Cuá, les demandó más tiempo para llegar a Itatí, coincidieron en que “por ella, todo vale la pena”.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Interior

    Tapas del día
    Columnistas