¿Hubo sorpresas y sorprendidos en la proclamación de Gustavo Valdés como candidato a Gobernador por ECO? Todavía falta nominar al vice. Un caso similar al justicialismo. Las estrechas afinidades entre Nación y Provincia hacen suponer movimientos claves que comienzan con Vignolo en el Plan Belgrano. La vida continúa y la calesita sigue girando hasta las próximas etapas del cronograma electoral.

Por Carlos Gelmi
De la Redacción
Diario El Litoral

Tal como lo venía prometiendo el gobernador Colombi, “en el momento opotuno” se dará a conocer el nombre del candidato por la fuerza gobernante.
Como ocurre en política, la astucia se reserva siempre las entrelíneas para tener después una soga de donde agarrarse y escaparse de cualquier apuro. Así. el anuncio se fue postergando de un momento a otro, pero siempre dentro de los límites anunciados por Colombi. “En el momento oportuno”.
¿Cuál es el momento oportuno, quién lo fija? Oportunamente lo sabremos...
Una cuestión que desde otro ángulo de la información también se le podría criticar a Camau Espínola, el adelantado de los proclamados candidatos, y hasta  ahora no sabemos por quién ni cuándo.
Pero todo está bien.
La realidad indica que tenemos dos candidatos a gobernador (Gustavo Valdés y Carlos Mauricio Espínola) y ambos con la misma carencia. A ambos les falta el vice. A ambos les sobran postulantes. Todo está postergado para el momento oportuno.

Los sorprendidos
El viernes anterior, los que siguen el quehacer político, y gustan jactarse de que la saben todas porque tienen fuentes inobjetables cercanas al poder, tuvieron una brillante oportunidad de redimir sus pecados y no lo hicieron, prefiriendo bajar la mirada, tragarse la amargura, y fingir sorpresa.
Cuando Colombi, en medio de un silencio que aturdía dijo que el candidato elegido era Gustavo Valdés, todos los feligreses asintieron con su palidez. “Si yo lo sabía de antemano”. “Era número cantado”. “No lo dije porque había comprometido mi silencio”. Oh...
Los demás postulantes -extinguidos ese mismo momento- se encolumnaron frenéticos al coro de aplausos con disciplinada subordinación y valor...
Ahora viene la ronda de los chimentos, de los descontentos, de los reacomodos. De lo que irá a pasar de aquí en adelante. Se terminó una etapa. A empezar otra...
¿Quién será el candidato a vice? Postulantes hay muchos, todos subidos con idéntico entusiasmo en la misma calesita. (Todavía hay candidaturas por repartir).

La otra vereda
Camau, casi en silencio, observaba los movimientos de sus adversarios, que le dejaban el campo libre para su campaña como único candidato. Enemigos temibles en materia de estrategias. Algo traían entre manos.
¿Sólo maniobras de distracción o algo más? Ahora que Colombi deschavó cuál era el “momento oportuno” y su sorpresa corría por la calles como un chisme sabido por todos, ha decidido reinvertir las posiciones de las piezas de ajedrez, y lanzarse al ataque, en pos del nombre de quien los acompañará en la fórmula. Por el momento, la dificultad está en determinar si será hombre o mujer... de la costa del Paraná o del Uruguay.
Deberá apurarse Camau porque la capacidad de la calesita tiene un límite para admitir aspirantes.

Moviendo los muebles
La ya inminente partida del actual ministro secretario general de la Gobernación, Carlos Vignolo, al encumbrado Plan Blegrano en las cercanías del presidente Macri, provocará con toda seguridad sutiles movimientos en las entrañas del poder local.
En el lapso que media entre la actualidad y el 10 de diciembre habrá numerosos movimientos, como reflejo de la positiva decisión que adopta la Nación que obliga a sus funcionarios-candidatos a alejarse de sus cargos en el pertinente período. Es decir que no se podrán superponer los cargos de funcionarios y candidatos.
La intimidad tan ajustada que tienen Nación y Provincia hace suponer que esa simbiosis se repetirá en estos casos.
De cualquier manera, no hay que apresurarse ni hacer especulaciones apresuradas.
La calesita recién está siendo puesta a andar...

¿Recién ayer?
Según los medios de comunicación de todo el país -sin excepción-, el viernes 14, “comenzó la campaña política”.
Si no sufrimos de algún problema mental y no estamos enterados, creo que hace bastante tiempo que estamos sumergidos y hartos de la actividad política estéril, sin sentido.
Desde 1983 hasta la actualidad, muy pocos días fueron los de política pura que tuvimos. El resto lo malversamos con actividades truchas que pretenden parecerse a la política y no dejan de ser más que una burda parodia. Como lo de ahora.
¿Cómo es posible que nos salgan diciendo que ayer comenzó la campaña? Y lo demás, ¿qué?
Política es todo. Lo bueno y lo malo. Tratemos de no confundir las cosas. y punto.

Volver a empezar
Gira y gira la calesita. Cada dos años tenemos los ensayos parciales para la gran función general. Pese a todas esas experiencias, con muchos aciertos, repetimos también los errores que se van acumulando hasta hacerse costumbres, no precisamente de las muy buenas. 
Todo porque seguimos con una materia pendiente que es nada menos que saber vivir en democracia, la más simple, pero la fundamental. 
El respeto a la ley. 
La alternancia en el poder.
Que esa calesita no se detenga nunca.

Sólo fue una escala
Lo del viernes fue el corolario de una novela de suspenso creada en torno del nombre de un candidato. Nada más. Las especulaciones y las versiones interesadas apretaron la botonera de la batidora y la pusieron a toda velocidad, llevándola a su máxima peligrosidad.
Para el imaginario popular, la campaña política se terminaba allí. Nadie, desde ninguna vereda ponía claridad sobre un tema que era apenas un paso más en la contienda. Se cumplió con la proclamación de un candidato. Punto. Falta el candidato a vicegobernador. Y lo mismo para los demás contendientes en la disputa por el gobierno provincial.
Y no se detendrá el mundo. La calesita tiene un protector que la inmuniza contra el terrorismo de ocasión que habla de deserciones como ocurrió esta semana. Un extraño rumor sobre la deserción de Camau, de sospechoso origen y de fugaz vigencia.
La calesita se lo llevó por delante.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    Protagonistas

    + Opinión

    Tapas del día
    Columnistas