La semana pasada Rosgan realizó su remate mensual con casi 21.000 cabezas junto a sus diez consignatarios en la Bolsa de Comercio de Rosario.
La coyuntura de esta subasta, la explicó el director Ejecutivo, Raúl Milano: “Si no fuera por el clima podríamos decir que la ganadería sería bastante predecible en sus precios, pero los problemas climáticos en la Argentina modifican totalmente los pronósticos. Estas dificultades ya no son los regímenes de lluvia sino los efectos del cambio climático y la baja posibilidad de absorción de los suelos”.
“Deberemos convivir con grandes espacios cubiertos de agua que producen pérdidas irreparables a sus propietarios y aquello que quede sin inundar tendrá un nuevo escenario por el efecto de las altas napas en toda la Pampa Húmeda. Para tomar magnitud del fenómeno basta con decir que en muchas zonas la napa hace 20 años estaba a 12 metros y hoy está sólo a 60 centímetros”.
En esta realidad, la ganadería está sumergida, en palabras de Milano: “para la ganadería, cuya producción necesita tierra firme estos efectos generan un doble juego: están los que necesitan vender para sacar a los animales y están los que no pueden comprar porque no tienen dónde llevarlos”.

 
A pesar de este marco, los precios de la invernada en el último remate de Rosgan siguieron sólidos “con valores por debajo de los cuales la gente que puede retenerlos prefiere no vender, esto mostró a los compradores tradicionales pagando buenos precios para reponer sus planteles, pero el confinamiento durante un mes donde la zafra continua y la oferta es abundante se mueven cautelosos reponiendo lo que pueden y tratando de no subir los precios”, explicó el director Ejecutivo de Rosgan
Asimismo, agregó que para los feedloteros “el resultado operativo de su negocio funciona con un precio del gordo firme más con un maíz abundante y con tendencia a la baja, en estas condiciones el resultado no viene por el mayor volumen sino por los márgenes de utilidad que le deja, con menos animales logran resultados y nadie sabe si llenaran los corrales, una abundante oferta de gordo no haría trastabillar los precios ante los límites del consumidor”.

Por categoría
Los valores promedio fueron: terneros $37,55, terneras $36,32, terneros y terneras $36,40,  novillos de 1 a 2 años $31,81, novillos de 2 a 3 años $27,16, novillos de más de 3 años $26,26, terneros Holando $29,85, vaquillonas de 1 a 2 años $30,59, vaca con cría al pie $5.821,76, vacas con garantía de preñez $9.587,08, vaquillonas con garantía de preñez $13.833,33, vacas de invernada $17,41 y toros para faena $24,31.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día