Aprovechando el feriado del 25 de mayo, recorremos algunos hitos de la ciudad de Buenos Aires, donde se originó la gesta de 1810. Un paseo por la historia. 

Transitar por el casco histórico de Buenos Aires nos permite retroceder en el tiempo y reconocer algunos de los edificios que marcaron a fuego el rumbo del país desde el principio de su vida institucional. No por nada el refrán que bien conocemos los provincianos reza: “Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires”. 
Aprovechado que se acerca el feriado del 25 de mayo, que conmemora la gesta patriótica que estableció las bases institucionales de Argentina, nos escapamos a la ciudad de Buenos Aires y recorreremos 10 sitios imprescindibles para conocer la historia nacional.
En un trayecto de unas pocas cuadras, reseñado por la guía online todobuenosaires.com, se pueden descubrir edificios emblemáticos, teatros, cafés y monumentos en torno a los cuales fue transcurriendo la vida política, social, económica y administrativa del país.

1.    Plaza de Mayo y la pirámide    
Declarada Lugar Histórico Nacional, esta plaza fue el núcleo central de la vida institucional de la ciudad de Buenos Aires desde su fundación en 1580. Allí Juan de Garay estableció la Plaza mayor, el mojón para definir la Iglesia (hoy transformada en la Catedral Metropolitana), el Cabildo y el Fuerte que se convirtió en la Casa de Gobierno llamada popularmente Casa Rosada. Y, a partir de su entorno, comenzar el primer trazado de la ciudad. Ha sido testigo de los hechos históricos, sociales y políticos más importantes del país. En las épocas de crisis, mayormente para protestar, y en menor medida para celebrar, es el sitio por excelencia para las manifestaciones públicas. 
En tanto la Pirámide de Mayo, ubicada en el corazón de la antigua Plaza de la Victoria, fue edificada para conmemorar el primer aniversario de la Revolución de Mayo en 1811. En 1856, el artista Prilidiano Pueyrredón la transformó agregando en su extremo superior una Estatua de la Libertad del escultor francés Dubourdieu, pero conservando la original estructura interior.

2.    Casa Rosada 
Popularmente llamada "La Casa Rosada", la Casa de Gobierno es la sede del Poder Ejecutivo Nacional, y siempre fue la casa del gobierno nacional desde la Primera Junta en 1810. El edificio se encuentra en el lugar que antes ocupó el Fuerte de Buenos Aires, en la época colonial. Sufrió distintas transformaciones hasta esta estructura actual adquiriendo características eclécticas e irregulares que pueden comprobarse en su conjunto de acuerdo a la perspectiva elegida desde sus calles circundantes. En realidad, la antigua fortaleza había sido parcialmente demolida para dar origen al edificio de la Aduana Nueva. En uno de sus ángulos luego se erigió el Palacio de Correos (hoy Centro Cultural Kirchner) y años más tarde, se levantó en el extremo opuesto una nueva Casa de Gobierno. Es decir que el actual edificio es el producto de la unión de las construcciones anteriormente detalladas. En su interior se destacan el Hall de Honor, el Salón Blanco que hace gala de una gran araña de cristal de la casa Azzaretto de Milán, las grandes escalinatas de mármol de Carrara y el Patio de las Palmeras. Sus balcones fueron testigos y protagonistas de los acontecimientos más importantes de nuestra historia. El color rosado fue idea del presidente Domingo Sarmiento que quiso unir simbólicamente los colores de los dos partidos políticos más enfrentados de aquella época: el color rojo de los federales y el blanco de los unitarios. 
    
3.    Banco Nación 
Dentro del casco histórico de la ciudad, se encuentra este edificio considerado una de las piezas arquitectónicas más relevantes del arquitecto Alejandro Bustillo, uno de los máximos representantes del academicismo argentino. Tiene características monumentales y se destaca por los detalles de estilo de arquitectura francesa del siglo XVIII donde no falta el clasicismo. Posee revestimientos de mármol, pisos de granito, y una escala ciclópea que impacta por su perfección. Es la sede central del Banco de la Nación Argentina.        

4.    Catedral Metropolitana    
Junto al Cabildo, la Catedral pertenece al Casco Histórico que dio origen a la ciudad, ya que fue el lugar asignado por Juan de Garay para la Iglesia Mayor de Buenos Aires. Su construcción tiene una larga historia de proyectos, demoliciones y reconstrucciones. Su pórtico exterior corresponde al estilo neoclásico de orden jónico. La planta actual es la misma que fue proyectada en 1752 con tres naves centrales, capillas laterales, un crucero y la impactante cúpula, autoría del arquitecto Álvarez de Rocha. En su interior, se destacan los frescos renacentistas del altar mayor, la imagen de la Virgen de los Dolores, y el Santo Cristo de Buenos Aires, entre otras. Desde la nave lateral derecha, se llega al Mausoleo donde descansan los restos del Gral. José de San Martín.

5.    El Cabildo 
Cuando en 1580 Juan de Garay fundó la ciudad, según lo establecían las Leyes de Indias, eligió este lugar para erigir el Cabildo que tendría como función llevar adelante la conducción del gobierno de la ciudad y la administración de la Justicia. Fue sede de los sucesos de la Revolución de Mayo de 1810 cuando se formó la Primera Junta de Gobierno que marcó la independencia de España. Actualmente corresponde al Museo Histórico Nacional del Cabildo y la Revolución de Mayo y también funciona aquí la Comisión Nacional de Monumentos, Paseos y Museos Históricos.

6.    Palacio Municipal 
Es la sede del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires desde donde ejerce sus funciones ejecutivas. Se trata de un edificio de estilo academicista francés, donde no faltan algunos elementos de influencia italiana. Fue construido entre los años 1891 y 1902 por el arquitecto italiano Giovanni Cagnoni. Su interior cuenta con dos obras de gran valor: "Preparativos de salida", de Benito Quinquela Martín, y "La Fundación de Buenos Aires", de J. Moreno Carbonero.

7.    Casa de la Cultura 
La Casa de la Cultura, ubicada en el barrio de Monserrat, es la antigua sede del diario La Prensa y uno de los edificios del siglo XIX más lujosos de la Ciudad. Se encuentra muy cerca de la Plaza de Mayo y hoy pertenece al Gobierno de la Ciudad, que organiza allí distintos espectáculos, cursos y talleres, además de poseer oficinas públicas. 
Construido en 1898 por los ingenieros Carlos Agote y Alberto Gainza para albergar el diario de José C. Paz, fundador de La Prensa, cuenta con majestuosos interiores construidos por empresas francesas, entre los que se destaca el magnífico Salón Dorado, en el primer piso. El edificio (de seis pisos y dos subsuelos) se estructura en torno a un patio central. En su momento se lo dotó de la última tecnología de la época: un sistema de comunicación interna de tubos neumáticos, teléfonos y emisores y receptores de cables de noticias. Corona el edificio una magnífica farola de bronce dorado, representación de la diosa de la sabiduría Palas Atenea.
¿Sabías que el diario La Prensa acostumbraba anunciar las noticias más importantes haciendo sonar una sirena? Se la utilizó por primera vez en 1900, cuando fue asesinado el rey Humberto I° de Italia, y se la volvió a hacer sonar para celebrar la conquista del Mundial de Fútbol en 1978, y el regreso a la democracia y la asunción del presidente Raúl Alfonsín en 1983.

8.    Café Tortoni 
El café Tortoni fue fundado en el año 1858 por un francés de apellido Touan en homenaje al Tortoni parisino en la intersección de las calles Esmeralda y Rivadavia. Recién por los años 1880 "se cruzó de vereda" para ocupar el lugar donde hoy sigue haciendo gala de su prestigio y de su historia. Su decoración guarda la magia y la calidez de su origen gracias a sus mesitas de mármol, sus sillones característicos, su cielorraso de vitraux y todo ese universo de detalles que hacen del Tortoni un lugar acogedor donde parar obligadamente cada vez que uno pasa por allí.
Entre los años ´20 y ´40 fue motor de una destacada actividad artística en la famosa "Peña del Tortoni", donde hoy se encuentra su actual bodega. La misma era frecuentada por grandes personalidades del quehacer nacional, entre los que se destacan Benito Quinquela Martín, Alfonsina Storni, Marcelo T. De Alvear, Luigi Pirandello, Federico García Lorca, Xul solar, y Juan de Dios Filiberto, entre otros. Actualmente en su bodega, y en una salita privada al final de su salón se realizan conciertos de distintas expresiones del jazz y del tango.    

9.    Bar 36 Billares 
Uno de los bares notables de la ciudad que debe su nombre a esa costumbre porteña de jugar al billar. Cuenta con muchas salas en la planta baja semiocultas detrás del bar a través de una mampara de madera que separa el sector de las mesas de billar. Fue inaugurado en 1894 y en su interior se caracteriza por las típicas mesas de antiguo café porteño, el pisos granítico rojo y una boiserie decorada con importantes racimos de uvas. La entrada al subsuelo indica en su cartel "3 bandas, libre, cuadro, casí, sooker" el paso al otro sector de mesas de billar. Y podemos decir que todo el lugar está organizado a fin de resguardar la privacidad de los jugadores a través de sectores claramente divididos entre bar y el lugar de juego. Allí, entre en ruido de las bolas chocando entres sí, el aroma humeante del café, y el misterio, podemos encontrar un sinfín de personajes que constituyen la historia viva de Buenos Aires. Fue inaugurado en 1894, y guarda sus características originales de un frente de granito rojo con tres faroles que iluminan su entrada. Algunas noches suelen presentarse distintos músicos populares especialmente del tango. En cuanto al consumo, es típico el café por la mañana, y por las tardes y las noches especialmente en la época de verano, se recomiendan las picadas acompañadas de una buena cerveza.        

10.    Edificio Barolo 
Este edificio se caracteriza por un pasaje (El pasaje Barolo) que lleva el nombre de un poderoso empresario textil quien encargó al arquitecto Mario Palanti la construcción de este impactante palacio de estilo neogótico románico. Fue Inaugurado en 1923, y durante muchos años fue el edificio más alto de la ciudad. Se diferencia por tener un diseño distinto en cada piso y una cúpula central que alberga un faro con 300.000 bujías que se iluminó acompañando acontecimientos significativos, como lo fue el resultado de la pelea Firpo - Dempsey. Hoy está ocupado por oficinas administrativas, estudios de abogacía y de arquitectos que disfrutan de una de las mejores vistas de la ciudad.

 

    
 

 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Destinos

    Tapas del día
    Columnistas