Un experimento realizado en televisión por un profesor en Ciencias Biológicas de la Universidad de Belfast (Irlanda) concluyó que la forma tradicional de cocinar el arroz (dos partes de agua por una de arroz) no es la más segura para eliminar el nivel de arsénico que contiene el cereal. Desde el sector arrocero argentino aclaran que el arroz que se produce y se consume en el país contiene niveles de arsénico inorgánico por debajo de los determinados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que puede ser cocinado aun con bajos niveles de agua sin ningún riesgo.

Arsénico
La aclaración fue emitida a través de un comunicado por la Cámara de Industriales Arroceros Argentina y Fundación Proarroz, a raíz de una nota del medio español La Vanguardia sobre el experimento que el profesor Andy Meharg realizó para el programa ‘Trust me, I’m a doctor’ (‘Confía en mí, soy doctor’) de la BBC. La prueba concluyó que para eliminar la mayor parte de arsénico contenido en el arroz se debe dejar el arroz en remojo la noche anterior, cocinarlo con cinco partes de agua por cada una de cereal y colarlo.
En el texto, los ingenieros Federico Gatea (presidente de la cámara arrocera) y Hugo Müller (de Proarroz) destacan que una de las ventajas competitivas de Argentina (que exporta a más de 30 mercados) es la realización de "relevamientos de arsénico en arroces cultivados (con cáscara) en Entre Ríos, Corrientes y Chaco sin encontrar valores que superen el máximo de arsénico inorgánico" establecido por el CODEX Alimentarius de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).
"También se han realizado estudios sobre diferentes variedades de arroz expuestas a suelos con alto contenido de arsénico en laboratorio y se ha verificado que hay variedades argentinas que absorben mucho menos arsénico que otras. Por otro lado, es importante recalcar que los límites máximos determinados por el CODEX considera las poblaciones donde el arroz representa una alta proporción de su alimentación. 
En Argentina se consume entre 6 a 7 kg/per cápita/por año mientras que en los países de Asia se alcanzan valores de 100 y más kg/per cápita/por año. Claro está que aquellos países de alto consumo de arroz una pequeña presencia de arsénico puede ser peligrosa, pero no es el caso de nuestro país", continúa el comunicado. El texto puntualiza, además, que el contenido de arsénico "disminuye de arroz con cáscara, a arroz integral y arroz pulido (blanco) a medida que se industrializa en los molinos" y subraya que en todas su variedades es seguro.
Desde el sector afirman que "en la Argentina el arroz se cultiva en la región mesopotámica donde los suelos y el agua no contienen arsénico o lo contienen en muy baja concentración". E insisten en que el arroz que se produce y se consume a nivel local es un "alimento sano y natural" que "contiene niveles de arsénico inorgánico por debajo de los niveles determinados por la Organización Mundial de la Salud" y que "puede ser cocinado con bajos niveles de agua, sin ningún tipo de riesgos en la seguridad".

 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas