Desde la Policía de Corrientes afirmaron que los hinchas de Mandiyú intentaron ingresar por un acceso incorrecto. La respuesta desde la entidad alba fue que hubo un error en el operativo de seguridad implementado. Por su parte, Boca Unidos adelantó que trasladarán los gastos por los daños en sus instalaciones.

El día después de los serios incidentes que se registraron en la previa al frustrado clásico correntino entre Boca Unidos y Mandiyú por el Torneo Amistad se desenvolvió en el marco de acusaciones cruzadas a la hora de señalar las responsabilidades por el enfrentamiento entre los hinchas.
Desde la Policía de Corrientes, el Jefe de Operaciones, comisario Jorge De Cándido, sostuvo que los problemas se suscitaron por la conducta de los hinchas de Mandiyú y por las complicaciones que tienen las vías de ingreso al estadio de Boca Unidos ubicado en el barrio 17 de Agosto.
Por su parte, Juan Ignacio Igarzabal, titular de Mandiyú dijo que hubo un error en el operativo de seguridad porque no esperaban tantos aficionados.
El miércoles debían jugar Boca Unidos y Mandiyú, un encuentro de 45 minutos, en el segundo turno del Torneo Amistad que también contó con la participación de Ferroviario.
Cuando los simpatizantes se acercaban al estadio se produjo un violento enfrentamiento entre los locales y los albos que terminó con varios heridos y destrozos en autos y en el propio estadio.
Pese a todo ello, los dos equipos ingresaron al estadio para disputar el mini partido, pero un sector de la parcialidad de Mandiyú apretó a los propios jugadores de su club para que desistan de competir, caso contrario estaban dispuestos a provocar mayores desmanes. Resultado: el cotejo no se disputó.
“Era un partido amistoso, un encuentro de 45 minutos, no había mayor riesgo”, afirmó De Cándido que también señaló que se había designado a 35 agentes para el operativo y que por los incidentes se debieron sumar más efectivos.
“En todo momento dijimos que el ingreso de la gente de Mandiyú era por calle Verona, pero vinieron por Milán y se desviaron, algunos, por Trento y allí se produjo el encuentro desafortunado”, agregó.
“La gente de Mandiyú se convocó por las redes sociales en Milán e Independencia. La mayoría estaba a pie y por eso no se los podía llevar por Ruta 12. Tal vez la confusión fue porque la gente de Mandiyú no fue nunca a la cancha de Boca Unidos y hubo un desconocimiento de los ingresos que son algo complicados”, para luego advertir que “la gente no acató la orden policial”.
En tanto que Igarzabal manifestó que se “subestimó la importancia del partido. Hubo un error de la gente que estuvo a cargo del operativo. No hablo de malas intenciones, pero tal vez no esperaban tanta gente”.
Luego agregó: “La gente de Mandiyú que venía por avenida Milán desembocó en la puerta 3, donde estaba la gente de Boca Unidos. Está claro que fue un error del dispositivo policial. Debíamos ir por la Ruta”, dijo el dirigente.
Por último, el presidente del Albo comentó “que un hincha (Juan Carlos Quijano, internado en el Hospital Escuela) tiene complicaciones en un ojo, podría perder parte de su visión, por una bala de goma que recibió en el pómulo”.
En tanto que el titular de Boca Unidos, Alfredo Schweizer, sostuvo que “hay problemas culturales que nosotros no podemos solucionar. La idea era generar un torneo amistoso de verano, tiramos una idea inicial de Fair Play para hacer algo juntos a futuro”.
En cuanto a los destrozos en el estadio, aseveró que “estamos haciendo una especie de inventario, cuando tengamos cuantificados los gastos, se los vamos a pasar a Mandiyú. Los daños más graves estuvieron en los baños químicos que alquilamos y vamos a tener que pagarlos”, también trascendió que hubo roturas en portones, molinetes y alguna de la cámara de seguridad.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    Protagonistas

    + El Deportivo

    Tapas del día
    Columnistas
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA
    Golpeado
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA