POR JOSE CESCHI

¡Buen día! En el discurso del Papa Francisco a los participantes en el Encuentro Mundial de Movimientos Populares (Vaticano, 5 de noviembre de 2016) alertaba sobre dos riesgos en torno a la relación entre movimientos populares y política: dejarse encorsetar y dejarse corromper:
“Primero, no dejarse encorsetar, porque algunos dicen: la cooperativa, el comedor, la huerta agroecológica, el microemprendimiento, el diseño de los planes asistenciales, hasta ahí está bien. Mientras se mantengan en el corsé de las políticas sociales, mientras no cuestionan la política económica o la política con mayúscula, se los tolera. Esa idea de las políticas sociales concebidas como una política ‘hacia los pobres’ como nunca ‘con los pobres’, nunca ‘de’ los pobres y mucho menos se inserta en un proyecto que reunifique a los pueblos, a veces me parece una especie de volquete maquillado para contener el descarte del sistema. Cuando ustedes, desde su arraigo cercano, desde su realidad cotidiana, desde el barrio, desde el paraje, desde la organización del trabajo comunitario, desde las relaciones personas a persona, se atreven a cuestionar las ‘macro-relaciones’, cuando chillan, cuando gritan, cuando pretenden señalarle al poder un planteo más integral, ahí ya no se los tolera. No se los tolera tanto porque se están saliendo del corsé, se están metiendo en el terreno de las grandes decisiones que algunos pretenden monopolizar en pequeñas castas. Así la democracia se atrofia, se convierte en un nominalismo, una formalidad, pierde representatividad, se va desencarnando porque deja afuera al pueblo en su lucha cotidiana por la dignidad, en la construcción de su destino.
Ustedes, las organizaciones de los excluidos y tantas organizaciones de otros sectores de la sociedad están llamados a revitalizar, a refundar las democracias que pasan por una verdadera crisis. No caigan en la tentación del corsé que los reduce a actores secundarios, o peor, a meros administradores de la miseria existentes (...). La participación protagónica de los pueblos que buscan el bien común puede vencer, con la ayuda de Dios, a los falsos profetas que explotan el miedo y la desesperanza...”.
¡Hasta mañana!

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Opinión

    Tapas del día
    Columnistas
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA
    Golpeado
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA