La presencia de síntomas como síncope (pérdida de conocimiento) o palpitaciones -en especial durante el ejercicio- así como la muerte súbita en familiares jóvenes representa un motivo de alarma que merece una consulta médica, asegura una especialista tras conocerse la noticia del fallecimiento de una nena de seis años en Pinamar por esta causa.

La presencia de síntomas como síncope (pérdida de conocimiento) o palpitaciones -en especial durante el ejercicio- así como la muerte súbita en familiares jóvenes representa un motivo de alarma que merece una consulta médica, asegura una especialista tras conocerse la noticia del fallecimiento de una nena de seis años en Pinamar por esta causa.
"La muerte súbita en niños y adolescentes es un evento relativamente poco común pero sumamente trágico en especial porque una gran parte es inesperado y ocurre en niños 'aparentemente sanos' en colegios o clubes mientras realizan alguna actividad deportiva.
Estas muertes tienen un efecto devastador para los familiares de la víctima, para la sociedad y la comunidad médica en general", aseguró la doctora Mariana Guerchicoff Lemcke, miembro del servicio de electrofisiología infantil del Hospital Italiano.

Imprevista
Datos recientes sugieren que la incidencia de muerte súbita en jóvenes y niños (rango de 1 a 35 años) varía entre el 0.46 y el 3.7 cada 100 000 individuos/año, aunque la experta detalló que ese dato varía de acuerdo a cómo se diseñen los estudios y los rangos de edad considerados.
Guerchicoff Lemcke explicó que "las causas de muerte súbita en niños y jóvenes aparentemente sanos más importantes son las cardíacas" y dentro de éstas es posible identificar "alteraciones estructurales como las miocardiopatías, de las cuales la miocardiopatía hipertrófica es la principal".
"Sin embargo, en casi un tercio de las muertes súbitas cardíacas luego de una exhaustiva autopsia médico-legal y toxicológica no es posible encontrar una causa y a éstas se las denomina muerte súbita cardíaca arrítmica, que tienen origen en enfermedades conocidas como 'canalopatias' porque están producidas por malfuncionamiento de los canales que regulan el pasaje de los iones en las células cardiacas que conforman el sistema eléctrico del corazón".
Las "canalopatías" más conocidas son el síndrome de QT largo, la taquicardia ventricular polimórfica catecolaminergica y el síndrome de Brugada.
"Estas arritmias, así como la mayoría de las miocardiopatías vinculadas a la producción de muerte súbita en jóvenes suelen ser hereditarias y pueden ser transmitidas de padres a hijos sin importar el sexo y su primer y única manifestación en una familia puede ser la muerte súbita en una persona joven".
Por este motivo, la médica explicó que "el fallecimiento de un familiar cercano por 'muerte súbita' antes de los 40 años, así como la presencia de síntomas como sincope o palpitaciones representan motivos de alarma que merecen una consulta médica".
"Además de la consulta en los casos antes mencionado, que constituirían una prevención primaria, existe una prevención secundaria que son todas aquellas medidas, procedimientos y políticas de emergencia que deben desencadenarse cuando sucede un evento fatal a fin de intentar revertirlo".
En este contexto, la especialista indicó que "todas las instituciones escolares y deportivas que reúnan una gran cantidad de alumnos, docentes y no docentes deberían contar con plan de emergencia por escrito, que además todos los miembros de dichas instituciones deben contar con entrenamiento en resucitación cardioplumonar y con tareas específicas ante la emergencia".

 

>> En bebés
Factores relacionados con la muerte súbita de menores de un año
Hay algunos factores que podrían estar implicados en el aumento del riesgo de muerte súbita, aunque se desconoce la importancia de cada uno y se sigue investigando sobre las causas. Estos son algunos de los factores:

•    Dormir boca abajo. Por eso, desde que se recomienda a los padres que pongan a dormir a sus bebés boca arriba o de lado, los casos de síndrome de muerte súbita del lactante han disminuido en el mundo. Se estima que en los países industrializados, la incidencia del SMSL ha disminuido por debajo de 1/1000 recién nacidos.
•    Madres fumadoras. Estar en un ambiente con humo de cigarrillo mientras están en el útero o después de nacer. Se estima que el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante en madres fumadoras durante la gestación es tres veces superior al de las no fumadoras. Esto podría explicar la importancia de la presencia de dióxido de carbono en la sangre en relación al problema.
•    Las superficies blandas de camas, cunas, sofás...
•    Madres que fuman o consumen sustancias psicoactivas (alcohol, drogas, psicodepresores...) que afectan al sistema nervioso central.

Los mayores factores de riesgo para el SMSL disminuyen los microdespertares (posición prona boca abajo, tabaquismo materno, cabeza cubierta, apneas, hipertermina).

Según la Biblioteca Médica de Estados Unidos, también tendrían relación con la muerte súbita del lactante los siguientes puntos:

•    Partos múltiples (ser mellizo, trillizo, etc.).
•    Partos prematuros.
•    Tener un hermano o hermana que padeció SMSL.
•    Nacer de madre adolescente.
•    Intervalos de tiempo cortos entre embarazos.
•    Cuidado prenatal tardío o ausencia de éste.
•    Vivir en condiciones de pobreza.
•    Dormir en la misma cama con sus padres (dormir acompañado).

Respecto a este último factor, la relación entre el colecho y la muerte súbita, se trata de un asunto controvertido.

Más info en www.bebesymas.com

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas