Un informe de la Asociación Americana del Corazón sugiere que comer más a una hora más temprana del día podría resultar más saludable. Los horarios y modos de comer son centrales para una vida saludable. 

Las personas que desean tener un corazón sano deben tener en cuenta no solo lo que comen, sino cuándo comen, según una nueva declaración científica de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).
El informe es una respuesta a las crecientes evidencias de que el horario importa cuando se trata del riesgo de enfermedad cardiaca, aseguró Marie-Pierre St-Onge, autora líder de la declaración. Los varios órganos del cuerpo tienen sus propios "relojes", explicó St-Onge, y eso podría afectar a la forma en que gestionamos la comida a distintas horas del día y la noche.

El reloj del corazón 
"Por ejemplo, a una hora más tardía del día, para el cuerpo es más difícil procesar la glucosa [el azúcar], en comparación con una hora más temprana del día", dijo St-Onge, profesora asociada de medicina nutricional en la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.
La nueva declaración resalta lo que se sabe (y lo que se desconoce) sobre los horarios de las comidas y la salud cardiaca.
La declaración carece de normas específicas, como "nunca coma después de las 8 p.m." o "todo el mundo debe desayunar". Pero sí sugiere que las personas distribuyan las calorías durante un periodo "definido" del día, en lugar de comer mucho en un periodo corto o picotear desde la mañana hasta la noche.
La AHA señala que según la evidencia probablemente sea buena idea consumir una gran parte de las calorías a una hora más temprana durante el día.
"Una duración larga del ayuno durante la noche es mejor que un ayuno largo durante el día", dijo St-Onge. Pero no hay una declaración de que el desayuno sea la comida más importante del día.
St-Onge comentó que las evidencias simplemente no son suficientemente claras como para hacer recomendaciones específicas sobre el desayuno.

Desayuno
Varios estudios han encontrado que las personas que desayunan en general son más sanas que las que no. Tienden a aumentar menos de peso, a tener unas mejores cifras de presión arterial y colesterol, y a tener unos riesgos más bajos de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiaca, según la AHA.
El problema es que esos estudios no prueban que esto sea gracias al desayuno. Y pocos ensayos en realidad han evaluado los efectos de "asignar" a personas a desayunar, señala la AHA.
Según los estudios realizados, añadir el desayuno no parece ayudar a perder peso, según el informe.
Por supuesto, si las personas que no desayunan simplemente añaden una comida a su día, ganarán peso, apuntó St-Onge. Pero algunos ensayos pequeños sugirieron que el desayuno puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y de insulina, según la AHA.

Hidratación y frecuencia
Sonya Angelone es dietista registrada y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics). Fue clara al respaldar el desayuno. "Creo que es muy importante desayunar todos los días", dijo Angelone.
Hidratarse tras una larga noche sin líquidos es igual de importante. El café "cuenta", anotó, pero un vaso de agua es mejor.  Según Angelone, el desayuno es esencial porque es difícil obtener todos los nutrientes necesarios en solo dos comidas al día, aunque se tomen refrigerios.
Eso plantea otra pregunta: ¿deben las personas comer "tres comidas" al día, o es mejor hacer comidas pequeñas pero más frecuentes?
No está claro, según la AHA.
Los estudios que siguen a personas en el mundo real han encontrado que los que comen con más frecuencia durante el día tienen un riesgo más bajo de obesidad y unos mejores niveles de colesterol.
Por otro lado, dijo la AHA, los ensayos pequeños que han evaluado los efectos de alterar la frecuencia de las comidas mayormente no han arrojado resultados. Cuando las calorías diarias se mantienen constantes, la frecuencia de las comidas quizá no afecte al peso de las personas, los niveles de de colesterol "bueno" HDL, u otros factores que afectan a la salud cardiaca.
Por supuesto, no hay un método de alimentación universal, dijo St-Onge.
A algunas personas les va bien cuando "picotean" todo el día, siempre y cuando la comida que elijan sea saludable y no sigan picoteando hasta medianoche. "Si una persona controla bien la dieta, quizá picotear sea buena idea", planteó St-Onge. "Pero es difícil parar de comer cuando se empieza, así que probablemente no sea buena idea".
Según Angelone, comer con frecuencia podría no ser lo mejor para las personas con resistencia a la insulina, la hormona que regula el azúcar en la sangre. La resistencia a la insulina se observa en las persona con diabetes tipo 2 o "prediabetes".
Si esas personas comen con frecuencia, sus niveles de insulina quizá nunca tengan la oportunidad de bajar, explicó Angelone.
En general, dijo St-Onge, la "atención plena" ("mindfulness") es esencial. Con frecuencia, las personas comen no porque tengan hambre, sino para afrontar las emociones, comentó.
"Pregúntese por qué está comiendo", planteó St-Onge. "¿Come porque está estresado, triste o aburrido? Pregúntese si de verdad tiene hambre ahora mismo".
La declaración aparece en la edición en línea del 30 de enero de la revista Circulation de la AHA.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día