Los Michellod saben como salir del fondo. En 1998, el desborde del río Corriente inundó completamente su campo, ubicado en el paraje Palmita, cerca de la localidad de Perugorría. En 2015, el fenómeno del “Niño” nuevamente les jugó una mala pasada. Pero, como está en el gen del agricultor, salieron adelante y siguen apostando al arroz.
“Venimos de años complicados en lo climático. Es lo que nos toca, lo que siempre hicimos. Tenemos que tener esperanzas en que esto, despacio, tiene que seguir mejorando”, dijo Abel Michellod, quien participó de la apertura oficial de la cosecha 2017.
El agricultor consideró que “sin ninguna duda esto está para mejorar. Incluso este año pinta mucho mejor que el año pasado. Hoy arrancamos la cosecha y en 30 a 40 días el largo fino va a estar todo cosechado”. En este sentido, estimó que “estamos con mejores rendimientos que la campaña anterior, porque el año pasado tuvimos exceso hídrico, sobre todo en la zona del río Corriente”.
En cuanto a la campaña, Michellod sostuvo que “la campaña viene bien. En octubre el clima nos preocupó. Como los pronósticos señalaban una ‘Niña’ suave, decidimos sembrar en una parte más baja. Y en octubre llovieron 400 milímetros y se desbordó el río, que incluso tapó una parte de la plantación. Incluso colegas de la zona tuvieron que resembrar. A partir de ahí, mejoró y tuvimos un clima normal”, contó.
En su establecimiento “San Carlos” –donde hace dos años se realizó la apertura oficial de la cosecha- comenzaron los trabajos de zafra la semana pasada, y si bien contó que los rendimientos varían de lote a lote, de año a año, “en el inicio están un 10 a 20 por ciento por encima del año pasado, que no es poco”, sostuvo.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día
    Columnistas